En este caso, el objetivo de la purificación es, básicamente, la eliminación de un reactivo en exceso, que absorbe fuertemente en el visible,  sobre el API de interés que absorbe entre 210 y 220 nm. Los resultados obtenidos con estrategias convencionales no son lo suficientemente buenos y se requiere una segunda purificación.